0 Comentarios

Delegar, herramienta contra el estrés

Existen ocasiones en las cuales sentimos que el tiempo nos “juega chueco” debido a la cantidad de cosas que hay por hacer y simplemente el reloj sigue avanzando sin detenerse. Esta sensación de angustia, algunas de las veces nos la podríamos “ahorrar” si supiéramos utilizar a nuestro favor un secreto mágico que te compartiremos a continuación: aprende a delegar.

Es común que como emprendedor quieras estar en todo, seguramente has llegado a pensar que si no haces tú el trabajo, entonces nadie lo hará bien. Dirigir de esta manera tu negocio solo te está llevando a perder el enfoque estratégico al centrarte solo en cuestiones operativas, inclusive es probable que hayas perdido alguna oportunidad de crecimiento.

Saber decirle a tu equipo qué hacer no es tan sencillo como parece, pues hemos encontrado en repetidas ocasiones situaciones que pudieran dificultarlo como:

  • El emprendedor cuenta con el respaldo de un buen equipo de trabajo, pero a pesar de decirles qué hacer, éste prefiere seguir haciendo todo o bien interviniendo en cada momento sin dar oportunidad de actuar a su gente.
  • El emprendedor cuenta con el equipo, los deja actuar, pero no sabe comunicar bien los objetivos a alcanzar.
  • El emprendedor cuenta con un equipo que sabe los objetivos y se compromete, pero que no está capacitado o no cubre el perfil del puesto.
  • El emprendedor de plano se encuentra solo, en el punto de necesitar contratar a alguien pero no sabe ni por dónde comenzar.

¿Te encuentras en alguna de estas situaciones?, no te espantes, todo tiene solución solo es cuestión de ser objetivo. Analiza tu empresa, observa a tu gente, revisa cómo es la comunicación con ellos, establece prioridades y continúa leyendo, pues te daremos unos consejos útiles que puedes llevar a la práctica.

Delegar implica distribuir responsabilidades (tareas) al equipo de trabajo, partiendo de objetivos claros, plazos de tiempo de entrega establecidos y requisitos o características que debe tener cada tarea. Como política es recomendable que siempre estés dispuesto a dar retroalimentación constructiva y a resolver dudas, ello servirá para medir resultados, ver aciertos y posibles mejoras. Al estar abierto a tu equipo, los harás sentir satisfechos, integrados y motivados al saber que son reconocidos por su trabajo o bien escuchados y asesorados en caso necesario.

Es tiempo de delegar

Como emprendedor, quizá digas que sentir esa adrenalina que el estrés puede darte está bien, pues te impulsa a seguir dando todo para tu proyecto; pero cuidado, vivir así lo único que puede darte es problemas de salud e incluso sociales.

Si estás acostumbrado a hacer tú todo, comenzar a delegar puede tomarte un poco de tiempo, pero definitivamente lograrás hacerlo de manera óptima, sólo debes de definir la manera en la cual se distribuirán las actividades (las cuales deben ir acorde a las características de tu equipo y perfiles de puesto).

Cuatro puntos importantes para aprender a delegar:

  1. Todo inicia con la confianza, sin ella aunque tengas los siguientes puntos, nunca lograrás dejar a tu equipo actuar solo, por ende tu estrés y falta de tiempo continuarán.
  1. Detallar las tareas y objetivos de manera concreta y específica es la base para lograr resultados positivos y eficientes; en otras palabras define. Debes darle a tu equipo la información necesaria para que pueda realizar su trabajo, los objetivos a alcanzar y el tiempo para terminar la tarea. Recuerda los objetivos deben ser claros y medibles, sino será complejo ver grados de avance y dar una retroalimentación adecuada.
  1. Es importante que antes de delegar proyectos te fijes en la persona a la que se los asignarás, es decir, si está capacitada para realizar la labor, si conoce del tema, su actitud entre otros rasgos de personalidad y perfil de puesto. Ojo, puedes asignar una tarea a alguien capaz e inteligente, aunque no tenga experiencia en esa área, él te lo agradecerá, pues además de motivarlo a aprender le ayudas a su crecimiento. No olvides de asegurarte que la persona haya entendido claramente de qué se trata el proyecto y qué se espera de él.
  1. Delegar no implica olvidarte por completo del asunto, no abandones a tu equipo, pero tampoco seas absorbente al grado de no dejarlos actuar. Acompaña, mantente siempre abierto a consultas, guíalos, dales consejos o información extra que pueda ayudarles en elaborar su tarea. Ve cómo van sus avances y retroaliméntalo, esto te servirá para ver si es necesario dar un giro a tiempo y no darse cuenta del error una vez terminado el trabajo.

No olvides que delegar no significa dejar que los demás realicen tareas sencillas o las que tú no quieres hacer o no tienes tiempo. Al contrario, delegar adecuadamente, te permitirá priorizar tareas, cumplir con los tiempos de entrega, quitarte el exceso de estrés y sobre todo, que tu equipo de trabajo crezca, potencialice habilidades y se sienta motivado y satisfecho trabajando en tu empresa.

 

Artículos Relacionados

Comentarios